La empresa Quantum Minería pretende explotar miles de hectáreas en busca de tierras raras (monacita) en la provincia de Ciudad Real. El impacto ambiental y económico será grave y la población de estos pueblos es contraria a la mina, por las consecuencias medioambientales, sociales, económicas y sanitarias.

Muchos son los motivos de ese rechazo:

– El agua: este es un bien escaso y se pretende coger del Embalse de Mari Sánchez Cabezuela, el cual abastece a 36.000 habitantes de la comarca del Campo de Montiel y principalmente,Valdepeñas. ¿Qué se hará en una época prolongada de sequía como la actual?

Otro dato preocupante es que los almacenajes de aguas desechadas, tras haber estado en contacto con los minerales, estarán también a apenas 8 km del Pantano.

La industria vitivinícola necesita cantidades importantes de agua para sus bodegas. Una contaminación de esta agua tendría una repercusión directa en la fabricación de los vinos y consecuencias incalculables para la calidad y fama de estos.

– La salud: Los minerales que encontramos en los yacimientos son principalmente monacita gris y monacita amarilla, los cuales están asociados a los elementos radiactivos de torio y uranio.
– Patrimonio natural: El paisaje de la zona es envidiable, con un valor incalculable. Por ejemplo, el primer proyecto de explotación se encuentra en una zona de importancia del buitre negro, el águila imperial ibérica y el lince ibérico.

– Pone en riesgo el modelo socioeconómico de la comarca, que asienta su economía en la agricultura e industria transformadora, que produce vinos y aceites con una alta calidad y su propia denominación de origen, suponiendo un valor añadido a los productos.
-Riesgo de la herencia de nuestros padres y patrimonio personal.

-Falta de consulta a la población.

Precisamente el sector militar sería el más beneficiado por la existencia de una industria de tierras raras europea, pues los elementos incluidos en las tierras raras tienen múltiples aplicaciones en instrumentos de defensa. Se utilizan en motores de aviación y vuelo espacial, reactores nucleares, láseres de uso militar, bombas inteligentes, sonares, lentes de visión nocturna, fluorescencia en monitores, sistemas de armas, amplificación de señales, etc.

Este proyecto es una amenaza a nuestra tierra, a nuestra forma de vida, a nuestra agua, a nuestro patrimonio sociocultural, personal y sobretodo a la BIODIVERSIDAD de TODA Castilla-La Mancha.