La Consejería de Educación de Castilla-La Mancha incumple en el I.E.S. Cañada Real de Valmojado (Toledo) sus propias medidas para dar respuesta a lo/as alumno/as con mayores necesidades educativas.


Desde STE-CLM denunciamos el incumplimiento por parte de la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha de la ratio en el curso de 2º del Programa de Mejora del Aprendizaje y del Rendimiento (en adelante PMAR) en el I.E.S. Cañada Real de Valmojado (Toledo).

Aunque la legislación que regula estos programas (Orden de 14/07/2016, artículo 8) expone que el número de alumnos/as en estos cursos será de 15 y que cómo máximo y salvo por necesidades de escolarización se determine el número de alumnos/as hasta un máximo de 18 en total, son 21 los/as que se encuentra matriculados/as en el centro. El Centro decidió en septiembre que la matrícula de 2ºPMAR fuera de 18 debido al elevado número de alumnos/as que reúnen características propias del programa.

Si el incumplimiento de las ratios ya de por sí merma la calidad de la educación del alumnado, mayor importancia tiene aún el realizarlo en unos programas específicos, que según cita la propia orden de la Consejería “adquieren una gran importancia en tanto que suponen una medida de atención a la diversidad que permite a los centros una organización flexible de las enseñanzas, adecuada a las características del alumnado”.

A pesar de ser conocedores de la situación desde principios de noviembre (cuando se superó la ratio máxima debido a que se matricularon tres nuevas alumnas procedentes de otros centros y que tenían que ser incluidas en dicho programa al estarlo en su centros de procedencia), no ha habido solución por parte de la Dirección Provincial de Toledo ni de la Consejería de Educación, siendo su única respuesta la negativa a la solicitud de desdoblar el curso (tener dos grupos) realizada por el centro.

El mantener un grupo de PMAR por encima de la ratio tiene como consecuencia que el alumnado que fue especialmente elegido por sus necesidades educativas no puedan recibir la atención personalizada y adaptada que dichos programas se suponen que tienen que dar, y que sea muy complicado poder lograr uno de los objetivos quela Orden marca: que alumnos/as que tienen grandes dificultades de aprendizaje tengan expectativas de poder cursarcon éxito el cuarto curso de la etapa y obtener el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria.
Además, el alto número de alumnos/as en este curso hace mucho más complicada la labor del profesorado para poder dar respuesta y solución a las necesidades educativas de este alumnado ya que sus dificultades son aún mayores y necesitan una mayor dedicación individual, difícil de llevar a cabo en estas condiciones.

STE–CLM vuelve a pedir a la Dirección Provincial de Educación y a la Consejería de Educación que cumplan con la Orden 14/07/16 y que tomen las medidas oportunas (desdoblar el curso como les pidió el Equipo Directivo del centro) para que el PMAR cumpla la función para la que se creó: que el alumnado sus alumno/as pueda recibir la atención específica que realmente necesita y que el profesorado pueda atender de una forma correcta las atenciones y necesidades personales que este requiere.