Desde STE-CLM exigimos la retirada de la Circular de la Inspección General de Educación de Castilla-La Mancha, por la que se aclaran determinados aspectos referidos al derecho del profesorado para asistir a las tutorías de sus hijos o hijas en edad escolar durante el horario lectivo, dado que esta atenta contra la conciliación de la vida laboral y familiar del profesorado, coartando una vez más los derechos laborales de los docentes.

La Inspección General está haciendo una interpretación excesivamente restrictiva de la norma, es más, la justificación a dicha tropelía no se ajusta a derecho, ya que, la circular hace alusión a dos sentencias del juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Cuenca, que para nada crean jurisprudencia y que son de aplicación a los casos concretos que se juzgan. No se puede, en base a dos sentencias que le interesan a la Administración, generalizar este asunto a todos los docentes.

Además, tienen la desfachatez de decir “esto no significa que el profesorado deje de atender las necesidades educativas de sus hijos o hijas y que no pueda acudir a las tutorías de los mismos, pero deberá compatibilizar dicha asistencia buscando el momento más adecuado con el centro educativo en el que estén escolarizados, con su propio horario de trabajo”

Desde STE-CLM hacemos esta reflexión para que la administración conozca las realidades de los centros y pueda recapacitar, y para que el profesorado reflexione sobre cómo poco a poco van diezmando nuestras condiciones laborales, familiares y personales. Para ello, le vamos a mostrar una realidad que visualizase esta irracionalidad, pero podrían ser muchas más:

Alumno/a de 1º de E.S.O. cuyo tutor es profesor de Educación Física (o de cualquier otra especialidad), con 9 o 10 grupos de alumnos, ya que con 21 horas lectivas es lo normal, esto hace que tenga un número cercano a los 300 alumnos. Este profesor dispone de una hora a la semana para atender a las familias de los 30 alumnos de su tutoría. Supongamos que esa hora es un viernes de 10:20 a 11:15.

Ese/a alumno/a tiene una madre/padre profesora de otro IES con una situación laboral parecida al compañero de Educación Física y justo a esa hora imparte clase de Lengua en 4º ESO. Con estas instrucciones jamás podrá hablar con el tutor de su hijo/a.

El padre/madre es maestro de Educación Infantil con lo que también tiene clase en ese momento. Se repite la situación y tampoco podría hablar con el tutor de su hijo/a.

¿Lo que la administración nos está diciendo en este caso es que la familia de ese alumno no se puede implicar en la educación de su hijo? Cuando se les llena la boca de hablar de comunidad educativa y de que hay que propiciar la participación de esta en la educación de los niños y niñas,¿acaso las familias con progenitores profesores no deben hacerlo? ¿Se nos niega esa posibilidad por el mero hecho de ser docentes?

No contentos con menoscabar nuestros derechos, hacen responsables de esta decisión a los directores de los centros, puesto que son ellos los que han de aplicar esta medida a la hora de justificar la ausencia, y los equipos directivos tienen que acatar la circular porque son administración y es una orden del superior, y están obligados a ejecutarla.

Este gobierno que se autoproclama “progresista” de verdad ¿trabaja para que haya la más mínima conciliación familiar y laboral? Son muchas las denuncias que venimos haciendo en los últimos años de interpretaciones restrictivas de medidas que pretendían abogar por la conciliación de nuestra vida familiar y laboral.

Desde STE-CLM queremos pedir que no se nos ningunee más, que dejen de limitar nuestra labor como docentes y ahora como padres, y que de una vez por todas se apueste por una educación que ponga en el centro de la misma al alumnado junto con sus familias y al profesorado.

Descarga el Comunicado en PDF