EL NUEVO DECRETO DE BILINGÜISMO ARRASTRA LOS PROBLEMAS DEL ANTERIOR

Hoy se ha publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha el nuevo Decreto por el que se regula el plan de lenguas extranjeras en nuestra región. Pese a las críticas del PSOE al modelo anterior del PP, no presenta ningún cambio sustancial. Así, continuamos asistiendo a cómo los diferentes gobiernos utilizan estas enseñanzas con fines electoralistas sin tener en cuenta ni al alumnado ni al profesorado.

En Marzo de 2014 la vicesecretaria y portavoz del PSOE de Castilla-La Mancha, Cristina Maestre, señalaba que el plan de bilingüismo de Cospedal era un auténtico engaño, “un pufo que solo tiene como objetivo conseguir un titular populista, porque no cuenta con los medios adecuados para ofrecer una enseñanza de calidad, no cuenta con una memoria económica, ni dotación de profesores de apoyo ni auxiliares de conversación y, lo que es más grave, sin ofrecer a los docentes la preparación suficiente para ofrecer las clases en inglés”. Pues bien, el decreto presentado por el PSOE no corrige ninguna de las cuestiones que tanto criticaba.

Los principales aspectos son los siguientes:

  • Desaparece la clasificación de centros en de iniciación, desarrollo y excelencia (según el número de áreas impartidas en el idioma). Ahora el porcentaje del horario lectivo que debe ser impartido en inglés varía según el tipo de enseñanza (primaria, secundaria, bachillerato o ciclos formativos): un mínimo de 200 minutos en cada uno de los niveles de Educación Infantil y un mínimo de un 25% y un máximo del 50% del total del horario lectivo en Primaria. En Educación Secundaria Obligatoria se impartirán en la lengua o lenguas extranjeras elegidas un mínimo de un 30% y un máximo de un 50% del total del horario lectivo. En Bachillerato será un mínimo de un 20% y un máximo de un 50%.

  • En Primaria: será obligatoria la impartición en lengua extranjera, al menos, de un área a elegir entre Ciencias Naturales, Ciencias Sociales o Matemáticas. En Educación Secundaria Obligatoria al menos, una materia a elegir entre las troncales generales o de opción. En el resto de etapas educativas, la oferta será abierta, siempre que estos tengan la consideración de no lingüísticos.

  • Los centros educativos incluirán en su propuesta de organización del proyecto bilingüe las áreas, materias o módulos que serán impartidos en lengua extranjera, teniendo en cuenta lo establecido en el artículo anterior. Dicha propuesta, una vez aprobada y con carácter general, tendrá una vigencia mínima de cuatro cursos escolares.

  • La solicitud para que el centro se incorpore al programa debe ser aprobada por el Consejo Escolar, previa aprobación de los miembros del claustro que imparten docencia en esa etapa en Secundaria, y por el claustro en su totalidad en Primaria, cuando antes era decisión del director.

  • El número mínimo de alumnos para la solicitud o continuidad de un proyecto bilingüe o plurilingüe será de doce por cada nivel educativo.

  • En Infantil y Primaria, así como en los Ciclos Formativos de Grado Superior autorizados, será obligatorio para todo el alumnado matriculado en los cursos en los que el proyecto bilingüe se encuentre implantado. En Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional Básica o de Grado Medio tendrá carácter voluntario y se producirá desde el inicio de la etapa.

Por tanto, el tan anunciado nuevo modelo bilingüe no es sino una continuación del anterior, sin memoria económica, sin una dotación presupuestaria clara para la formación del profesorado, sin asegurar auxiliares de conversación para todos los centros bilingües, sin disminuir las ratios. Impartir otras materias en inglés por profesorado no especialista con un nivel intermedio (B2) en aulas masificadas no garantiza una calidad en la enseñanza ni del idioma ni de la materia.

Además, se continuará incrementando la oferta de plazas bilingües en el Concurso de Traslados, limitando así la movilidad del profesorado que no quiera acogerse a este modelo.

Tenemos que partir del hecho de que la enseñanza de idiomas es muy importante, donde diferimos es en la metodología empleada para ello. Nuestros centros educativos cuentan con especialistas en lenguas extranjeras suficientemente formados para impartir estas áreas o materias. Es por ello que desde STE-CLM hemos exigido que se refuerce el trabajo de estos especialistas con una ratio adecuada a este tipo de enseñanzas.

Las investigaciones y estudios realizados sobre el bilingüismo escolar concluyen de forma contundente que “hay un efecto negativo claro, cuantitativamente sustancial, sobre el aprendizaje de la asignatura enseñada en inglés” (Anghel & otros, 2012; Carro & otros, 2016). Es decir, aprenden menos cuando la asignatura es en inglés.

Los estudiantes de educación primaria bilingüe tienen peores resultados académicos de media en las asignaturas que se imparten en inglés que aquellos alumnos que solo cursan sus estudios en castellano”. Esa es una de las principales conclusiones de un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid y el University College de Londres.

Como dice Abellá (2015), “no está claro que la mejor forma de aprender una lengua extranjera sea usarla como lengua vehicular al enseñar Matemáticas, Ciencias de la Naturaleza o Historia de España. La capacidad -aunque solo sea léxica- del comunicador está limitada, la comprensión del oyente está limitada, la interacción está limitada”.

Además, los institutos con programas y secciones bilingües se agrupa al alumnado según demuestren o no el dominio del idioma. En el grupo no bilingüe se concentran precisamente los que más dificultades tienen y arrastran. Esto contradice abiertamente con el diseño general de lo que debe ser una educación basada en la equidad y la inclusividad en la educación obligatoria.

Es necesario un debate serio y con participación de toda la comunidad escolar. En una encuesta realizada por STE-CLM en 2013 entre el profesorado de la región una abrumadora mayoría manifestaba su desacuerdo con este modelo. La Administración debe llevar a cabo una evaluación seria de si este es el modelo más idóneo, cuando los expertos afirman que la alternativa evidente es otra: grupos reducidos, inmersión, estancias en otros países, bibliotecas bilingües en los centros educativos, intercambios de estudiantes, etc. Pero para conseguir esto hacen falta recursos en forma de becas y dotaciones a los centros tanto económicos como humanos y esto no se puede hacer si no se presenta una memoria económica y una dotación presupuestaria. Desde STE-CLM seguiremos defendiendo la igualdad de oportunidades y la no segregación, ni del alumnado ni del profesorado. Es imprescindible una enseñanza de las lenguas extranjeras que no empeore las condiciones laborales del profesorado ni provoque la segregación del alumnado, y sobre todo, que no dañe la calidad de la enseñanza.