El Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza de Castilla-La Mancha (STE-CLM Intersindical) empezó a gestarse en el fuerte movimiento asambleario que se desarrolla en la enseñanza en los últimos años del franquismo; nacimos frente al verticalismo oficial y organizaciones corporativas que existían en aquella época; nacimos sintiéndonos parte de la clase trabajadora y, por tanto, herederos y continuadores del sindicalismo de clase que fue masacrado en la sublevación franquista.
Nacimos, nos desarrollamos y seguimos manteniendo una marcada tendencia unitaria, tomamos las decisiones en asamblea, y elaboramos alternativas para la potenciación de la enseñanza pública y para la mejora de las condiciones de trabajo del profesorado.

El 17 de junio de 1977 se constituyó en Albacete el SITRE (Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza), germen de lo que años después sería el STE-CLM. En Guadalajara también funcionó la asamblea del STE durante algunos años. Representantes de las asambleas del sindicato de estas dos provincias participaron muy activamente en los trabajos que se concretan el 29 de enero de 1978, con integración de todos los STEs del Estado en la Unión Confederal de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza (UCSTE), denominación que se cambiará años después por la actual: Confederación de STES-intersindical.

Años después y salidos principalmente del asamblearismo en que se fundamentaron las luchas contra el campo de tiro en Cabañeros (Ciudad Real) y contra la permanencia en la OTAN, diferentes personas de Ciudad Real y Toledo constituyeron el STE en estas provincias, estructurándose como Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Castilla-La Mancha (STE-CLM), convirtiéndose nuestra organización en la primera organización sindical y política de Castilla-La Mancha que adapta su estructuras de funcionamiento al Estado de las autonomías; el I Congreso se celebró en Toledo los días 4 y 5 de noviembre de 1988, once meses después de la celebración de las primeras elecciones sindicales en la enseñanza.

Con el paso de los años se fueron integrando en el sindicato trabajadores y trabajadoras de de diferentes sectores: escuelas infantiles, universidad, personal de administración y servicios, ayuntamientos…, lo que propició que se constituyeran diferentes sindicatos sectoriales integrados en la Intersindical de Castilla-La Mancha, que forma parte de la Confederación Intersindical, que aglutina a intersindicales y sindicatos del conjunto del Estado que hacen del asamblearismo una de sus principales señas de identidad. La Intersindical de CLM es un proyecto de futuro en el que estamos implicadas todas las personas del STE, pues consideramos que el movimiento asambleario de los trabajadores y trabajadoras y su estructuración en una organización sindical es la mejor forma de defender los servicios públicos, la defensa de los intereses de los trabajadores y trabajadoras de los diferentes sectores de la administración y de la producción, y luchar por el cambio del modelo de sociedad en el que vivimos.

En el STE-CLM defendemos la escuela pública, por lo que estamos en contra de la gestión privada del servicio público educativo y estamos, por tanto, en contra de los conciertos con los centros privados y de la gestión privada de centros educativos públicos.

En el STE-CLM propugnamos un pacto por la enseñanza pública, un “compromiso social por la escuela pública”, en el que se consensúen medidas para mejorar el sistema, en el que se superen dos de los graves problemas que enturbian e impiden la mejora del sistema, la religión confesional en el currículum y los conciertos, esto haría posible que se potenciara la escuela pública, la que vertebra nuestro sistema educativo, la que está en todos los pueblos y ciudades, en todos los barrios y aldeas, la que hace que la etapa de escolarización obligatoria sea una etapa de convivencia entre escolares, con los iguales y con los distintos, una etapa que contribuye con esta convivencia al mejor desarrollo democrático de una sociedad cada día más diversa, más múltiple, más plural. Un pacto para una enseñanza pública de calidad, equitativa, emancipadora, integradora, igualitaria y respetuosa con las diferencias individuales, sociales y de sexo, laica y gratuita.

SOÑÁIS, Lluis Llach

Está claro que sí, soñamos constantemente.
ESPERÁIS DEMASIADO
Está claro que sí, hemos aprendido a esperar y lo esperamos todo.
QUERÉIS DEMASIADO
Está claro que sí, queremos demasiado, más, todo, ávidamente./
TENÉIS DEMASIADA PRISA
Sí, está claro que sí, caminar, llegar, recomenzar, tenemos prisa, mucha prisa.
SOÑÁIS
Sí, inevitablemente, el sueño de hoy como posibilidad del mañana.
ESPERÁIS DEMASIADO
Está claro que sí, y no nos da vergüenza alguna ser esclavos de la esperanza.
QUERÉIS DEMASIADO
Está claro que sí, es nuestro derecho rabioso, y aún más nuestro deber.
EXIGÍS
Está claro que sí, apasionadamente o con tristeza.
Y aun así,
y aun así, mejor así,
mejor un pueblo que se mueve
aunque, a veces, precipitadamente,
aunque, a veces, demasiado prudente,
aunque, a veces, bruto, bajo, rastrero,
aunque, a veces, sublime,
mejor así, con toda su condición humana, extraña y sencilla;
mejor así, que no un rebaño de borregos sometidos al cálculo de los ordenadores de los intereses;
por eso, que nadie se avergüence de decir, que nadie se avergüence de gritar:
¡Soñamos! Sí, constantemente, soñamos sin límites en los sueños,
soñamos hasta lo inimaginable.
Soñamos siempre,
y lo esperamos todo, hemos aprendido el arte de esperar, este arte de esperar
en noches interminables de impotencia; sabemos esperar y lo esperamos todo, todo,
y lo queremos todo, queremos lo imposible para llegar a lo posible;
mejor así, con toda su condición humana, extraña y sencilla.
mejor así que no un rebaño de borregos sometidos al cálculo de los ordenadores de los intereses;
por eso, si alguna vez nos dicen, si alguna vez se atreven a  decirnos…
SOÑÁIS
¡Está claro que sí! constantemente, soñamos siempre.
Si nos dicen: ESPERÁIS DEMASIADO
Está claro que sí, hemos aprendido a esperar, y lo esperamos todo.
Si nos dicen QUERÉIS DEMASIADO.
Está claro que sí, demasiado, todo y más, ávidamente.
Si nos dicen TENÉIS DEMASIADA PRISA.
Está claro que sí, caminar, llegar, recomenzar, sí, tenemos prisa.

Enero, 2014