Desde STE-CLM exigimos al gobierno la consolidación de empleo interino en el ámbito educativo. Para ello, es fundamental que comience a plantearse el acceso diferenciado a la función pública y acabar con la alta tasa de interinidad que hay en la mayoría de las CCAA, estando esta en torno al 20 y el 40%. En Castilla- La Mancha ronda el 20%, esto es debido entre otros factores, a los brutales recortes que se han sufrido en nuestra comunidad, que han supuesto el despido de un 20% del profesorado, y que con el nuevo gobierno no hemos visto ningún tipo de avance en este sentido.

El Gobierno estatal ha emprendido una negociación con los sindicatos, que tienen representación en la Mesa General de la Función Pública, para abordar de cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado una posible solución a las altas tasas de interinidad, por lo que estamos en un momento clave para el futuro del profesorado interino.

Por estos motivos, es necesario arbitrar medidas laboralmente justas y eficaces, con el mayor consenso posible, para resolver los problemas de temporalidad y de precariedad del profesorado interino, así como los cambios en el sistema de acceso que contribuyan a estos objetivos.

En muchas comunidades autónomas existen pactos que garantizan de alguna manera la estabilidad de este colectivo. Este no es el caso de CLM, donde este profesorado tiene las peores condiciones laborales de todo el país. Tras la firma del Acuerdo de interinos en marzo del 2013 entre la anterior Administración y los sindicatos ANPE, CSIF, CCOO y UGT, el profesorado interino de nuestra región vio cómo la inestabilidad y la precariedad en sus condiciones laborales creció exponencialmente. Pasados dos años de la legislatura del “gobierno del cambio” nada se ha hecho al respecto.

Nuestra reivindicación es que hasta que no se alcance la funcionarización plena del profesorado interino, se acuerde un Pacto por la Estabilidad en el Empleo para que nadie quede excluido de su puesto de trabajo.

Hemos de recordar que el sistema de oposiciones actual incluye pruebas de carácter memorístico y subjetivo, que favorecen la arbitrariedad, y en las que no se valora la capacidad docente. La inmensa mayoría del profesorado interino, ya ha superado procesos de selección, y tiene sobradamente demostrada esta capacidad con años de experiencia satisfactoria. Es, por tanto, esta experiencia la que debe ser tenida en cuenta sobremanera a la hora de plantear la consolidación en el empleo. Se debe acordar un modelo de acceso a la función docente específico y diferenciado que garantice que en este proceso nadie vaya a perder su puesto de trabajo. El propio Estatuto básico del Empleado público reconoce esta posibilidad en su artículo 61: “Sólo en virtud de ley podrá aplicarse, con carácter excepcional, el sistema de concurso que consistirá únicamente en la valoración de méritos”. Además, hay que tener en cuenta las posibilidades de consolidación de empleo temporal de la disposición Transitoria Cuarta de la misma norma.

Este es uno de los retos que en este momento tiene el sistema público: lograr la estabilidad del sistema educativo a través de la consolidación del empleo, que en la actualidad es precario e inestable.

Las propuestas que consideramos imprescindibles que se incluyan en esta negociación son:

   – Creación neta de empleo público: con la bajada de ratios (que sigue siendo ilegal en nuestra región), con la bajada de horas lectivas, al menos a las que teníamos en 2010, 18 en EEMM y 23 en Infantil y Primaria.

   – Estabilidad en el empleo: estamos asistiendo a un abuso de contratación temporal, como ya ha advertido la justicia europea, lo que conlleva la precarización del profesorado interino. Es por ello imprescindible derogar el actual Acuerdo de interinos y diseñar otro donde se garantice la estabilidad de este colectivo. No nos vale con una simple modificación y un mero maquillaje como pretende esta Consejería.

   – Calidad del empleo temporal: aplicación del principio de no discriminación establecido en la Directiva Europea 1999/70/CE relativa al empleo por tiempo determinado y en la jurisprudencia del TJUE.

Son muchos los años de lucha del profesorado interino con estas reivindicaciones. Esperemos que la cerrazón de algunos y el desprecio de otros hacia el profesorado interino no malogre esta oportunidad histórica de consolidar su empleo y se acabe con la inestabilidad y la precariedad docente.